martes, 10 de diciembre de 2013

ALICIA GALLEGOS / RITUALES DEL OCULTAMIENTO I, II Y III

ALICIA GALLEGOS






RITUALES DEL OCULTAMIENTO I
UNA MUJER QUE CASI ME ENAMORA






Nosotros no vivimos en ese barrio.

Conocí una mujer
en el club de polo
tan triste que casi me enamora.
Como el mejor wisky irlandés
el exceso nunca cae mal.

Viendo hockey sobre césped hice profundas amistades.

Las señoras adoran mi perfume Antonio Banderas
y en alguna pequeña reunión con amigas
me muestran
sin dar explicaciones.


Conozco
sus dormitorios y
sus adicciones.
Evitar ciertas palabras
y repetir los rituales del ocultamiento.

Acá , en el borde del allá, hay perros sarnosos
durmiendo en las veredas.
Yo tengo una bicicleta nueva,
 unos Ray Ban auténticos con marco de oro
y adoro llamar a las cosas por su nombre.








RITUALES DEL OCULTAMIENTO II
ME GUSTAN LAS PUTAS






me gustan las putas y las salamandras

algo
como acurrucarse y
a la vez encontrar una salida

madrugadas de llanto
en la vereda
nos cruzamos el insomnio
bajo las ramas de un gomero
papelitos plateados
un desprolijo desenfreno
mezcló los besos que guardaba

para quién ?

más adentro
el pudor que antes sobró
y ahora falta
nos aplasta

debería acostumbrarme al rouge
y  las caricias
a que alguien me piense el cuerpo
y no me pida

ella busca
un hombre

y no es este hombre que le doy
no es
no lo encuentra








RITUALES DEL OCULTAMIENTO III
CORRE! CORRE! CORRE!



sobre la mesa
aceitunas , camenbert, jamón serrano,
palta, berenjenas ,  cocaína
en platitos de estilo japonés,
sushi, caviar , distintos vinos,
vodka, jalapeños, porro, pan saborizado

corre! corre! corre!
más
fuerte
la música
en el auto
no hay tiempo
no importa
salgamos
se derrumban
las paredes
y caerán sobre nosotros

corre!

en la pantalla del bar
un político grita su discurso
 agita las manos

Jeremy Irons camina
por un desierto
ante un espejismo arroja la última bengala
consciente del error
cae

Ey ! Tú!
corre!

al final de la ruta
una habitación oscura
sobre la mesa
papeles arrugados
ahora
igual que Irons
y ya sin balas

Amanece
 no has caído
estás solo









No hay comentarios:

Publicar un comentario