viernes, 6 de diciembre de 2013

SILVIA LÓPEZ / POEMAS DE "CARTOGRAFÍAS "

SILVIA LÓPEZ


POEMAS DE  "CARTOGRAFÍAS"



 
foto Alicia Gallegos



Lago Paimún, 10 de abril de 2003



María Auxiliadora,

la iglesita del Paimún

(cruz latina y ortodoxa

para redoblar sus ruegos)

desafía en la más absoluta soledad

al mismísimo Uenechén,

legítimo señor de este reino

porque llegó antes que el dios cristiano

para crear todas las cosas


así ha dado a los pehuenches

la araucaria sagrada

cuyo fruto

les salvó la vida.



Dicen también

que la nieve del Lanín

es el manto de la joven Huillêfün

sacrificada en el cráter encendido

para aplacar la furia del Pillán

que vive en él

apaciguado desde entonces.



Vengo de la ciudad

donde se celebran

otros sacrificios

donde el dios que reina,

en lugar de la semilla del pehuén,

nos planta el desasosiego en el pecho.



Pero ahora estoy aquí

mínima y efímera

al pie de la nevada calma del Lanín

recostada sobre el vientre de la Naturaleza

frente a la iglesita del Paimún


y rezo profanamente a la araucaria

y creo en la paz definitiva del volcán

y de mí misma.




 




Quebrada de Humahuaca, 25 de marzo de 2004



El diálogo es absurdo

el lenguaje, universal


aquí, de imaginaria

noche y sol

clavados de raíz

en la piedra

no les queda más remedio

a los cactus

que este oficio mudo

demasiado humano.



El loco que reclama airadamente

con su dedo admonitorio


otro, que dice tres, enfático

y el que sube la apuesta

alzando cuatro dedos


el exhibicionista fálico

que nadie mira,

y más allá, fanfarrón

el de la V victoriosa

sobre sus congéneres


tiene quien le retruque

haciéndole los cuernos


también el sobrador

que increpa ¿qué te pasa?

juntando cinco yemas

con mala educación


y el que lo saluda con la mano

generosamente abierta

como buen cristiano

que aprendió a poner

la otra mejilla


y muchos más

en una inteligencia sin palabras

pero tan suficiente

que no sabemos descifrar.



Asamblea de cardones

en el pucará de Tilcara


única voz que se permiten

estas ruinas


donde los omaguacas

fueron condenados

al silencio

por el conquistador.





Plaza de Mayo, 20 de diciembre de 2001




I




Esta plaza tiene algo irreal

lo sospeché desde mi infancia

como si los autores

de los manuales escolares

se hubieran puesto de acuerdo

en la lluvia y el barro

en la moda de 1810

o en French y Beruti

como Batman y Robin.


Lo crucial no era más

que esa lluviosa figurita

comprada por centavos

al librero de la esquina

calcada torpemente

del Kapelusz

recortada del Billiken

a golpe de tijera

y pólvora de tiza.



Pero qué había de fundamental?

Qué significaba la palabra revolución?


Mayo era fácil, porque gris

era un color y otoño

el frío que empezaba por las piernas

el cumpleaños de mi padre

olor a chocolate igual a fiesta patria.


En cuanto a revolución

algo tenía que ver

con las interminables alas del Cabildo

pero en lo más ciego de mis ojos

yace el primer encuentro

con los muñones brutales del edificio.


De esa mutilación, como de una costilla

no sé qué fe maltrecha

nacería.



II





La misma plaza, hoy

a punto de verano

pisoteados sus arriates

en lugar de aquel barro


gente con no sé qué

comunión en su diversidad

la ciudadanía en los hombros

curiosa y asombrada

como niño a babucha

y cuentas de festejos

del tanto mirar para otro lado

del sírvete que hay más.



Qué hago aquí, me pregunto.


Pantalón corto y claro

sandalias cómodas, por si hay que correr

sándwich a dos cincuenta por mazamorra de negra

mochila al hombro roja, anteojos de sol…


Pero qué instinto me llama a atestiguar

para volverme otra mancha incomprensible

de futuros manuales escolares

entre la multitud que la montada

y los hidrantes amenazan.


Y no lo sé:

he venido

como a una catedral

a tratar de creer en Dios.





III





El gas quema la garganta

me uno al éxodo

con lágrimas de bautismo

y apenas comprendo

que no se trata de huir:


es una romería que me arrastra

en su silencio embrionario

lo interrumpen las toses

como una plegaria

pero el ruego no sabe

dónde confiar su fe.



Entonces

la avenida de Mayo

se vuelve una visión

torpe de nitidez, como los sueños

mi silueta me abandona

se suma a la procesión como una peregrina más

entregada a ese sueño sin constancia

deambula entre lapidaciones y disparos

y humo y grito

a paso lento, lento

como si no fuera dueña

de los propios contornos

y sus músculos desdibujados

no tuvieran miedo a la emboscada

en cada bocacalle.





IV





Fue en Hipólito Yrigoyen o en Alsina

donde una pareja le ofreció vinagre

para calmar el ardor en los ojos

le regalaban incluso el pañuelo, pero ella

(podía pensar en ese momento cosas así)

no quería ser la extraña que se llevara algo

que jamás recuperarían.


Siguió caminando

tuvo tiempo para volver sobre sus pasos

y recoger unas monedas

que se le habían caído, y en ese ruido

de las monedas contra el piso

oyó también el plomo que (después se supo)

eran los muertos multiplicándose

en distintos puntos de la ciudad y del país.


Poco más tarde experimentó algo increíble

cruzar la 9 de Julio fue pasar a otra dimensión

tuvo que ser así de metafísico

porque ahí nomás un tipo le dijo: ¡Lindas piernas!

porque no demasiado lejos

frente a la Facultad de Medicina

esos matasanos festejaban sus títulos

extraterrestres en carnaval de harina

como cerrar los ojos

como tirar el pan.





SILVIA LOPEZ Nació y reside en Buenos Aires.
      Algunos de sus poemas aparecieron en la antología  “Detenerse en el tiempo” (Botella al Mar, 2004).
      En 2008, la editorial Huesos de Jibia publicó su libro de poemas “Cartografías”.
      Algunos de sus cuentos aparecieron en antologías de concursos literarios, por los que recibió la tercera mención en el concurso Joven Literatura de la Fundación Fortabat (1994), el tercer premio Letras de Oro (2004) y menciones especiales en el VII concurso Interamericano de la Fundación Avon para la Mujer (2000), concurso “Cuentos para leer en el Subte” (Metrovías/Biblioteca Nacional, 2001) y en el concurso “Cuentos Infantiles de Suspenso” (Edenor/Fundación El Libro, 2005).
       Ha colaborado con artículos y crítica con No retornable, El interpretador-Libros y la revista cultural española Contrastes. Tiene dos novelas inéditas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario